dimarts, 29 de març de 2022

Segon microrelat del "Ara escric jo!" d'aquest Sant Jordi

 

EL CLARO DEL BOSQUE

-¡Venga va! Al final vamos a llegar tarde.

- De verdad, no creo que sea una buena idea…

- Pero, ¿por qué?

Suspiré y recordé todas las veces que mi padre me había dicho que las hadas eran peligrosas.

- Ya sabes... mi padre y su desprecio hacia la magia.

- A ver… ¿qué tonterías te ha contado ese hombre sobre ellas?

- Él cree que si alguna criatura del bosque descubre que somos humanos nos van a secuestrar, torturar y asesi…

- Suficiente. Creo que a estas alturas ya sabes que nada que lo que él dice se asemeja mucho a la realidad.

- Ya…

- ¡Mira! ¡Ya hemos llegado!

Pasamos unas ramas y llegamos a un claro en el bosque donde todo tipo de criaturas reían, bebían y bailaban.

Elina salió corriendo al encuentro de sus amigas. Su pelo pelirrojo resaltaba entre todo el verde del bosque, su vestido blanco y el reflejo del sol la hacían brillar. Desde donde yo estaba se podía oír su risa. Su...

- Vaya, estás realmente enamorado.

Un chico rubio con un sombrero que parecía un nido se acercó a mí.

- ¿Qué? No para nada es…

- Es sólo tu amiga. Sí, ya he escuchado eso antes.

- Y tú que sabrás sobre…

- ¿Tú y Elina?

“¿Qué le pasa hoy a la gente con interrumpirme? Espera... ¿la conoce?”

- ¿La conoces?

- Mira, sólo te diré una cosa, desde que me he acercado no ha dejado de mirarte.

Y se fue, sin decir nada más.

- ¡Elliot! ¡Has hablado con alguien!

- ¡Oye! Ni que fuese un niño tonto.

No pudo acabar la frase, otra vez, ya que Elina dio un grito de emoción.

- ¡Amo esta canción! ¡Vamos a bailar!

- No, ¡espera!

El chico fue arrastrado a la pista improvisada por su amiga. Al principio estaba tenso pero verla dar vueltas y reír le hizo reír a él también.

Ambos adolescentes disfrutaron bailando entre las hadas y las ninfas, dándose la mano y disfrutando del momento.

Cuando la canción acabó Elliot se quedó parado allí en medio, recuperando el aire y observando a Elina.

Fue en ese momento cuando el joven humano entendió que realmente se había enamorado de la bruja a la que antes llamaba monstruo y ahora mejor amiga.