dimecres, 8 de gener de 2014

Poema del mes

Il·lustració de Javier Termerón

La niña calendulera, de Carlos Murciano


Enero se pone
su vestido blanco,
sus guantes de lana,
su gorro forrado.
Anda de puntillas,
se mete en los charcos,
se ensucia las botas
de lluvia y de barro.
Luego se recoge
junto al fuego, y cuando
se queda dormido,
caliente y cansado,
sueña que a la nieve
se la van llevando
los mirlos azules
de abril y de mayo.