dilluns, 11 de març de 2013

El proverbi



Lo propio de las palabras escritas no es vencer a la muerte, sino estar disponibles para la vida. Son como esporas que pueden perdurar años y siglos en el olvido hasta que las condiciones se transforman y de nuevo viven, crecen y se multiplican.
Del llibre Al otro lado de la Página 
Il·lustracions de Kai Pannen