dilluns, 29 de maig de 2017

Poema del mes

Il·lustració d'Eugenia Nobati


Soneto ingenuo de Don Quijote

Soy Don Quijote, el ingenioso hidalgo.
Arde, estalla de fiebre mi cerebro
y en la sutil aguja el hilo enhebro
de un solo pensamiento. Libros, galgo,

lugar sin nombre, adiós. Que ya cabalgo
-ancha es la Mancha- y rezo mi requiebro.
Y una barca me espera allá en el Ebro
y a la Mancha del mar inmenso salgo.

Nada podrán endriagos ni gigantes,
encantadores, mágicos perversos.
Mi brazo es bronce y mi pasión idea.

Mírame tú, Señora un solo instante,
guárdame en tus mellizos lagos tersos
e invencible seré, mi Dulcinea.
Poema de Gerardo Diego